Tiene 19 años y anoche decidió brillar

Tiene 19 años y anoche decidió brillar, anoche vio luces, ¡la realidad le golpeó en toda la cara!

 

Decidió que iba a ser una noche especial, una noche de fiesta.

Decidió que la fiesta consistiría en beber un litro de vodka el solo y decidió hacerlo en menos de una hora.

Decidió acompañarlo de otro litro de bebida energética y algún porrito de nada, poca cosa…

Decidió que su pareja, sus amigos iban a comprobar quién manda, él es el puto amo.

 

Decidió e hizo…

¡Justo dos horas después la realidad le golpeó en toda la cara, en toda la boca!

Dificultad respiratoria, vómitos incoercibles, dolor estomacal y agresividad, mucha agresividad que le llevó a golpear la pared y sangrar por su mano derecha…No es él, repiten sus amigos, que deciden llevarlo a la fuerza a su Centro de Salud.

El médico tras varios intentos fallidos de control y tras constatar taquiarritmia decide activarnos…Eran las 3:30 de la madrugada.

Ha sido imposible cogerle una vía, me comenta la enfermera…sangrado abundante y deformidad por fractura abierta del quinto meta mano derecha.

ECG ritmo de taquicardia sinusal sin otras alteraciones, taquipneico, afebril , Glasgow 12, fetidez alcohólica, TA 110/58, satura 95 sin O2, glucemia de 70, vómito alimenticio sin sangrado aparente, y continúa agresivo, le sujetan 4 amigos.

Tras conversar un buen rato y dura negociación, tras dejarle sin amigos ante los que demostrar nada, accede a que le coja un 18 en su mano derecha y le saque sangre. No accede a sonda nasogástrica, ha vomitado suficiente…Niega drogas, sólo unos porritos de nada…

Cura local de fractura, Suero glucosado al 5%, Benerva, Benadon, Glucosmón 33%, Primeran, Pantoprazol y llorar, mucho llorar…El líder de la manada se había venido abajo y la tristeza le inundaba.

Remonta glucemia, baja frecuencia cardíaca e iniciamos traslado.

 

Durante la media hora no paró de llorar y pedir disculpas…

 

Decidió brillar, anoche decidió brillar y se encontró con luces que le deslumbraban a él, la visión del techo de la UVI le bajó de su firmamento de soberbia adolescente desmedida, el techo de la UVI le hizo recapacitar y al llegar al hospital agarrar la mano a su chica con un TE QUIERO CARIÑO, lo siento…

Pidió disculpas hasta al celador de la puerta y quedó en observación…

 

Me gusta la abstracción, la distancia, visualizar desde fuera y evitar que mi cerebro se guíe por el carril de la rutina y los prejuicios. Tras la batalla y reponer, decidí tumbarme en la camilla y hacer esta foto de ese techo que le hizo recapacitar…hoy escribo este post, esta historia que con tanta frecuencia y en edades cada vez más jóvenes, nos encontramos dentro de esta oficina, dentro de esta UVI, cuyo techo obra milagros.

 

Y así otra batalla, así una profesión.

 

Un comentario Añadir valoración

Deja un comentario