Te rompieron la cabeza, tratando de ayudar te llevaron a esta ambulancia y hoy toca pensar en ti compañero, toca rezar, cruzar dedos, pedir a Dios o a la naturaleza por tu vida.

Pregunté al día siguiente a los compañeros de la UVI que te atendieron. ¡Está mal Alberto!

Te llevaron en esta UVI…

Tratando de ayudar a un paciente que os necesitaba te habían agredido con una barra de hierro en la cabeza y habían tratado de apuñalar a la compañera enfermera.

Y recuerdo lo primero que pensé, ¡Joder qué putada, joder qué mierda!

Hoy te debates entre vida y muerte. Por culpa de alcohol y drogas leí hoy en un periódico. Pues no, te llevó a esa situación una persona, unas circunstancias y probablemente una vocación de servir.

Estos días todos nos llevaremos las manos a la cabeza, nos concentraremos a las puertas de Hospitales, Centros de Salud…¿Y mañana?…¿Esperar al siguiente?

Habrá quien defienda lo que también hoy leí, que lo tuyo simplemente fue mala suerte. Habrá quien diga que ese chico que se paseó por su pueblo con una catana y una botella de ron la tarde de antes actuó fuera de si, actuó enajenado, que es un eximente…¿Y de verdad importa eso ahora mismo? ¿No será tu vida lo que más nos ha de importar en este momento?

No se tu opinión al respecto, no se lo que dirías si pudieses hablar, permíteme que ponga palabras en mi boca, en la boca de muchos sanitarios que nos enfrentamos a situaciones similares en la calle en las Urgencias e incluso en la consulta o planta, palabras que probablemente compartas y ojalá algún día tengamos oportunidad de compartir.

Seguro que en tu formación te dijeron…

“¡Nunca entres si la zona No es segura!”

¿Y qué sucede cuando no percibes que la zona pueda ser no segura? ¿Qué sucede cuando las fuerzas de seguridad tardan por cualquier circunstancia y crees que una vida puede estar en peligro tras esa puerta?

No se si fue tu caso, no se si te alertaron por un padre agredido y no os lo pensásteis, tú y esa enfermera decidísteis atender a ese hombre sin sopesar riesgo, sin pensar en el desenlace fatal.

Tu vida en el filo y la de la enfermera a punto. Habrá quien diga que asumísteis riesgo excesivo, yo simplemente les diría que allí los quisiera yo ver.

Prevenir las agresiones es complicado, pero sin un plan específico al respecto mucho más. Quizá la tuya aún con ese plan en marcha no se hubiese podido evitar, o quizá si…

Te contaré que un día un borracho nos amenazó, pasé, pasamos miedo…recuerdo aquello que aprendí del lenguaje gestual y me recordaba que alguien que se abre de piernas y abre los brazos puede estar pensando en agredirte, sin policía en el lugar, solté la mochila y recuerdo que cerré el puño detrás de mi espalda, no había opciones de huir, atendíamos, al igual que tú, a otro herido. ¿Qué hubiese pasado si me hubiese pegado un puñetazo?

Me defiendo o pongo la otra mejilla. Si me defiendo es que me dejé arrastrar por la emoción y la acción primaria, soy un mal sanitario. Si pongo la otra mejilla soy un gilipollas…lo ideal evitar y huir del enfrentamiento, ¡Qué fácil decir aquí!

Quería hacerte saber que te entiendo, que tengo claro por qué decidiste atender a aquel padre.

Quería hacerte saber que somos muchos y muchas las personas que te entendemos, las que probablemente hoy seríamos tú, y no, no somos ni héroes ni inconscientes que actúan a la ligera, simplemente sanitarios haciendo su trabajo.

Quería aprovechar estas letras para hacer una llamada de atención a la sociedad. No todo será previsible, pero si mucho y con su colaboración, muchas agresiones serían otra cosa.

Estamos al otro lado de la bata, del uniforme, tratando de ayudar, no somos culpables de las horas de espera, de las demoras en las listas, de los 5 minutos por consulta…No, no somos culpables, pidan respuestas a quienes puedan darlas, a quienes tienes responsabilidad y capacidad de dar soluciones. No golpeen al mensajero.

Y por último sólo quería decirte que llevo tres días pensando en ti, en ti que no te conozco, en ti que podría ser yo, podría ser uno u una de nuestros equipos, en ti que eres uno de nosotros.

Toda mi fuerza, todo mi apoyo a ti, a esa enfermera y vuestras familias.

Y por supuesto pronta recuperación también a ese padre.

Monaguillo antes que fraile.

¿Hsce falta conocer el mecanismo antes de subirse en el patinete?

Hace unos días hablando con un compañero me comentaba que su jefe nunca pisó una consulta, apenas las prácticas de fin de carrera y las obligatorias del Master, sin embargo era un buen jefe, un buen gestor.

Y me surge la pregunta ¿Siempre se ha de pasar por monaguillo para ser buen fraile?

No es el único caso que conozco de buena gestión gestada a golpe de estudio, a golpe de crecer haciendo valer conocimientos teóricos.

Quizá sea cierto, no lo pongo en duda, que para depende qué puestos pueda ser útil más conocimiento de cómo funciona el sistema que conocer el propio sistema desde dentro, pero me vuelve a asaltar la duda…¿También en salud?

¿No haber visto un paciente más que de pasada por el pasillo del hospital me capacita para gestionar un hospital?

Y me vuelve a sugir la duda, esta vez referente a algo que me preocupa y ocupa ¿Es posible hablar de humanizar nuestra labor asistencial como sanitarios desde los despachos?

Es cierto que todo es cuestión de dinero, o casi todo, mejor dicho.

Sin una visión global del sistema difícilmente se puede abordar el problema de la deshumanización sanitaria, totalmente de acuerdo.

Sin una dotación económica difícilmente se pueden poner en marcha proyectos que signifiquen dignificación de la salud, estoy de acuerdo.

Pero voy un paso más acá, ¿se puede crear sensibilidad en el profesional si nunca se ejerció como tal, si nunca viví la bata y la cola de pacientes esperando en la entrada de la consulta?

Quizá queramos volar olvidando cómo es andar. El factor humano es primordial si queremos dar un paso más en la excelencia en el trato a nuestros pacientes.

Quizá, y es sólo mi opinión, se nos olvidó que la humanización comienza por el profesional, por saber cómo piensa, como trabaja, cómo sufre y cómo vive su día a día…y para eso, señores hay que ponerse la bata.

Bajar a la arena de la masificación y los 5 minutos por consulta, a la impaciencia del paciente, al estrés del no llegar por falta de personal.

Quizá yo, un simple enfermero, no sea quién para inventar la pólvora, no lo pretendo, creo que se inventó hace algún siglo, pero si para hacerme la reflexión de si no será mucho humo y pocas nueces tanto humanizar de boquilla.

En mi humilde opinión habría que poner el foco en conocer mejor a nuestros profesionales y sus necesidades, atenderlas y a continuación crear sensibilidad, esa que siempre debió estar presente y muchas veces quedó muerta fruto del desencanto.

Y si el profesional no atiende a los pacientes con un mínimo de sensibilidad, señores a lo mejor es que ese compañero o compañera no debiera atender pacientes, a lo mejor hay un puesto más adecuado a sus capacidades.

Nos rasgamos las vestiduras ante ese compañero que da un diagnóstico de muerte en un pasillo a una madre y no vemos que se eliminó el despacho de atención a las familias.

Da para mucho, largo y tendido y quizá, repito, no sea yo quién para dar lecciones de nada, por eso este post no pretende ser más que una reflexión en voz alta y pública…

PD: Yo prefiero al monaguillo que lleguó a fraile, pero es sólo cuestión de gustos.

Un pie destrozado, la mano agrietada de un padre y la fortuna tuvo trabajo.

Aquella mañana de septiembre, un viernes de finales de septiembre, prometía día soleado.

Al entrar de guardia el equipo saliente no está en la base, “les acaban de dar un tráfico” comenta Oscar, uno de los TES entrantes.

Salida de vía sin consecuencias, una madre y una niña perfectamente sujeta a una buena silla. Esa que había mitigado el impacto, y lo que podría haber sido una desgracia hizo quedar en chapa, pintura y un traslado para valoración a pediatría.

Todo revisado, el interés de la compañera en prácticas nos había llevado a exponer todo el material de trauma y repasar aquel Código correspondiente. Nada ocurre porque si, todo tiene un por qué.

Tomando el segundo café de aquella mañana vuelve a sonar el teléfono y en minutos la ambulancia recorre los escasos 5 minutos hasta aquella bodega en las afueras donde un varón ha sufrido un accidente laboral “Pie atrapado en un sin fin”.

Mi pregunta fue contestada desde la parte de atrás por un compañero que entiende del tema…

“¿Qué es eso de un sin fin?”

[Una máquina para triturar la uva, como un gran molino metálico. ¡Una putada!].

“¡Purga suero Manu!”

Al llegar, un portón verde gigante y una cola de tractores seguidos de remolques y más remolques cargados de uva.

Un gran patio olor a mosto, moscas miles…y al fondo un Policía Local nos llama brazos en alto, carreras…

Un chico joven con pie derecho atrapado entre unos afilados discos de acero al fondo de una tolva.

Cara de dolor intenso entre gritos y lágrimas de angustia, “¡Me muero, si me traga me tritura!”

No imagino angustia peor que la que genera pensar que vas a morir de esa forma.

“¡No quiero morir por favor, no quiero morir, soy muy joven!”

Ha caído del remolque al depósito donde cae la uva justo antes de ser triturada. Ha tenido la suerte de que el padre estaba justo al lado del botón que para el molino. Aquel botón rojo había sido salvación venida de la mano agrietada de su padre.

El pie no es visible, hasta el tercio inferior de la tibia ha desaparecido dentro de la trituradora.

Hay que mitigar dolor a la espera de que los bomberos consigan invertir el sentido de giro del sin fin y así poder sacar aquel pie catastrófico.

Sólo él está dentro de aquel depósito en forma de pirámide invertida llamado tolva.

Su padre y otro hombre le sostienen de las axilas.

Tiene buenas venas y ya he cargado Fentanilo.

Por un momento consigo que controle respiración, me mire a los ojos y me hable de su vida, se relaja mínimamente y alarga una mano hacia arriba, suficiente, para estando yo tumbado en el suelo, se la sujete y entre vía a la primera.

“¡La tengo Jesús!”

Fentanilo primera dosis que mitiga parte del dolor, requiere una segunda y una tercera.

Por fin un bombero consigue desbloquear la máquina y hacer girar aquellos discos que van sacando un pie destrozado.

Con un arnés sujeto por axilas y cintura conseguimos elevarlo. Con él en el aire sujetamos pie y colocamos férula que estabiliza aquella fractura abierta que apenas sangraba.

Al colchón de vacío y revisamos heridas.

Cura local, fractura alineada y vuelta a la férula.

Ha tenido una suerte inmensa, el pie no ha sido totalmente cortado, fractura y luxación con pulso pedio conservado.

El padre ha dejado de temblar, “la herida es lo de menos”, “¡hijo te quiero, deja de pensar en la dichosa uva, que le den por saco!”. Y un abrazo sobre la camilla justo antes de entrar en la ambulancia.

Durante el breve trayecto su cara es otra cosa y ya bromea, “A punto de ser salchichón”…

Traslado sin dolor y directo a quirófano tras un breve paso por Box vital.

Salió bien, podría haber sido otra desgracia, aquel día la diosa fortuna estaba de nuestro lado, del lado de aquella niña, del aquel chico joven que se veía convertido en salchichón.

Una silla y un botón sirvieron para hoy narrar anécdotas en lugar de dolor.

Y así otra batalla y así una profesión.