A ti hija, a ti que bailas un mundo nuevo

Jimena hija, deja que te cuente, deja que te baile…

Empiezas a ver el mundo, con ojos de niña adolescente, se te muestra un mundo nuevo y vienen preguntas nuevas.

Eres mujer libre de pelo negro y ojos de gata noble, eres tímida de enamorar y alegre de querer.

Eres mujer y libre y eso no es ser diferente, no es ser más ni menos, sólo es ser mujer.

Eres mujer y libre, no dejes que te digan con los zapatos que has de bailar, como dice la canción que sean de los que no aprietan o descalza con falda de vuelo dibujando ese mundo nuevo…

Eres mujer y libre y no cosa, huye de quien te trate cual florero o te diga que eres suya, eres tuya y sólo tuya.

Eres mujer y libre, pinta tus labios o no, pinta tu pelo o deja canas cuando la vida te las traiga, pero sobre todo que el color que elijas sea el color de tu felicidad, la tuya, no la ajena.

Eres mujer y libre para decidir el tamaño de tu falda, que frente muy alta y falda muy corta nunca estuvieron reñidas con sesera amueblada, a pesar de lo que diga el tal Sabina, ese que canta.

Eres mujer y libre para llegar a ser lo que quieras ser, yo estaré, tu madre estará, para darte opinión, pero serás tú la que decidas dónde y porqué quieres llegar, sólo así será el futuro y profesión que amarás, la que nunca te hará infeliz.

Eres mujer y libre, las princesas quedaron en el cajón de los juguetes rotos allá en el pasado. No has de ser alta, delgada y de gran belleza para ser feliz. Si no le gusta como eres que siga la flecha y amores sanos no te faltarán.

Eres mujer y libre para quedar, llamar o escribir a quién te plazca, si te dice que no lo hagas apártalo de ti, huye de quien te trate de controlar. No es cierto que lo haga por amor, lo único cierto es que es inseguro y posesivo, nada bueno te traerá.

Eres mujer y libre, enamórate de quién creas que lo merece, pero recuerda recordar que eres Jimena Luque y a esa mujer libre no la merece cualquiera.

PD: Mi hija se llama Jimena, va dedicado a ella y a cualquier hija que comience a bailar un mundo nuevo.

Deja un comentario