Elegidos por la fortuna.
Y otra vez era lunes y otra vez sería día de agua y nieblas.
Y hoy me vino a la memoria aquella mañana de invierno del 2009.
Era otra base, no era mi base habitual. Revisando la ambulancia de repuesto, la de diario se había averiado la noche anterior, cosa de poco. Material y medicación en su sitio, tocaba tomar el segundo café…la cafetera terminaba cuando sonó aquella melodía de aviso…
Un árbol ha caído en la puerta de un colegio y ha atrapado a varios niños…
Y todo es rápido, todo es correr, con cabeza fría y corazón caliente correr…
Hay avisos, hay llamadas que te escogen el alma y estrujan el estómago. 
Es un pueblo cercano. Prisas y recopilación de datos por el camino… Son tres niños de infantil y una madre atendidos por policía local, una niña parece estar en estado grave.
Al ponerme aquellos guantes no pude evitar pensar en mi propia hija. Aquellos tres niños, mis propios hijos y sus mochilas de Dora y Pokemon…Los niños miran hacia sus propias demandas, todo gira entorno a sus propias necesidades sin ir más allá, en ese momento esos niños ponían su necesidad más básica, la vida, en nuestras manos.
Los hombres toman tanta o más consciencia de demandas y necesidades ajenas, seres queridos y su entorno se convierte en su centro de visión, esos niños eran en ese momento nuestros seres queridos, eran nuestro único foco. 

Tumulto de gente entorno a un árbol gigante caído sobre unos bancos. Mochilas por el suelo, paraguas y carreras de profesores y padres. 
Tumbada en un soportal del colegio una niña y su madre llorando a su lado.

Dos niños a escasos metros presentan heridas leves. Una pequeña herida en cuero cabelludo de un niño rubio que empapa cara y chándal blanco. 
El otro niño sufre crisis de ansiedad y resto sin hallazgos.

La mujer presenta heridas en cara y cuello que no revisten gravedad.
<<¡La niña, Alberto ven!>>

La niña inconsciente tumbada sobre un chaquetón infantil y su cabeza sangra abundantemente. 
Inconsciente, constantes dentro de la normalidad. Compresión con gasa del sangrado…y su madre en estado de shock agarra su mano…

Saturación y ritmo cardíaco también indican cifras de normalidad cardiorespiratoria.
Sufre un TCE frontoparietal sin signos de fractura. Sus pupilas reaccionan a la luz y son de igual tamaño, otro signo de esperanza. 
Vía y revisión rápida de trauma sin otro hallazgo.
Collarín, vendaje local de herida y al colchón de vacío.

Al levantarla emite un pequeño gemido que nos suena a música celestial. Del quejido al llanto enérgico. Consciencia recuperada y <<¡Mamá, mamá >>, madre e hija se funden en un abrazo que hace recuperar ánimo a la madre.
Lágrimas en el resto de padres y madres presentes, un <<Ay, Dios mío que alegría>> resuena a mis espaldas…
Al pasar junto al árbol nos percatamos del tamaño de las ramas, han partido en dos un banco. ¡Increíble que sólo haya sido cosa de arañazos y unas lágrimas!
De camino la niña se tranquiliza nos habla de sus notas, de sus gustos y de que de mayor quiere ser médico. Inquietud de una niña de 10 años resuena ese día en nuestra oficina…sonrisas de camino.
Fue un día de ganar, cuando apuntaba a perder, ganamos.
Aquel día la fortuna vino a visitarnos, vino a visitar a aquellos niños de la fortuna.

Y así otra batalla y así una profesión.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *