Nunca una piedra en el mar se ahogó

Nunca una piedra en el mar se ahogó ni palabras ajenas deben ahogar tu camino.

 

Si, así mismo lo creo. Tus decisiones, acciones y vida no deben verse condicionadas por el qué dirán. Ya sé que es frase hecha, ya sé que no soy innovador al traer estas palabras ante tus ojos.

Ayer viniste llorando porque un chico se había reído de tu poesía, esa poesía que la tarde anterior me escribiste en un intento de buscar en mi una sonrisa que tanto necesitaba en ese momento. Buscaste palabras con rima y risa, le diste mil vueltas, jugaste con las comas, con los silencios, con tu creatividad jugaste y he de reconocer que me sacaste una sonrisa de esas dulces. Sonrisa de padre orgulloso de hija maravillosa e irrepetible.

Pasó el llanto amargo y queda la experiencia.

Hoy te escribo para decirte que lo que ayer viviste es vida en estado puro, realidad calzada a golpe de palos. Y esa realidad te hace madurar, no lo ves, pero te ayuda a crecer como persona.

Ya por la noche, al darme el beso de buenas noches, había surtido en ti efecto la experiencia amarga de la mañana y me dijiste que lo que de ti piensen los demás es cosa suya. En ese momento pensé que lo habías leído en algún post de tu cansino padre, pero resulta que lo argumentaste con tal rotundidad que no tuve duda de que había sido tu cabecita prodigiosa la que había llegado, ella solita, a la conclusión más incontestable que jamás oí en boca de una niña de nueve años..” Nunca una piedra en el mar se ahogó”. No sé de dónde sacaste la metáfora, pero sí sé que la entendías y habías interiorizado como yo no  hice hasta pasados los cuarenta.

Sí, he de reconocer que me has alegrado el día y la vida. A tu corta edad has llegado a entender lo que la mayoría de los adultos aún no entendemos… Tú eres tu foco y, desde el respeto, lo que los demás piensen de ti es cosa suya.

Te quiero con todo, con todo lo que puede querer un padre orgulloso de una hija maravillosa e irrepetible…Eres Jimena Luque, ¡nunca lo olvides! ¡Pisada fuerte!

Deja un comentario