Un ciclista, un atropello y aquel casco 

Un ciclista, un casco y una pinza roja…Un caso de una mañana cualquiera.

El ciclista siempre será la parte más débil…Vaya bien o vaya mal, ante un coche será la parte débil.
Esa mañana comenzamos el turno…
Revisamos ambulancia, todo limpio, todo ordenado…
Reviso chaleco, reviso riñonera…jeringas, agujas, pinchos, gasas, tijeras, pinzas, linterna, guedel, torniquete…
Escribía…¡Aviso de atropello a ciclista en vía pública dentro del casco urbano!
Señor de 74 años al que un coche rápido, de esos que siempre parece que llegan tarde, le ha llevado por delante…el coche se saltó un ceda.
Dolor intenso rodilla izquierda, no moviliza. Resto movilidad conservada y revisión rápida de trauma sin hallazgos significativos.
“Ha sido de refilón, le he visto venir y me he tirado”, esa ha sido su suerte…
Iba a regar la huerta, es temprano y tenía muchas tareas pendientes…”¿Vais a tardar mucho?”, me comenta con una medio sonrisa…”Canelo (su perro) es de buen comer y lleva mal que tarde en llegar el desayuno”
Sujeta una pinza de la ropa color rojo, esa pinza iba en la parte inferior del pantalón para evitar que la cadena se lo manchase, me pide que se la guarde por favor…
Llevaba casco, no TCE, no trauma tórax, abdomen blando, no deformidades, quemaduras ambas manos y rodillas.
Glasgow de 15, TA 145/90 a 120 lxm, satura a 94% y normoglucémico.

Collarín, férula en miembro afectado, tablero…
Dos vías, Fentanilo y analítica.
“¡He perdido la dentadura, me ha roto gafas y pantalón…la bici me la ha dejado hecha un asco!”…repite una y mil veces al policía.
Mientras curo heridas comienza ecolalia y desorientación repentina que va en aumento.
Náuseas y vómito alimenticio en escopetazo que casi me bautiza…

Algo va mal, volvemos a revisar cabeza y no signos de trauma.
¡El casco, el casco!…y efectivamente, arañazo y ligero hundimiento lateral derecho…
Comienza somnolencia, se está deprimiendo…
Subimos ambulancia y pierde consciencia.

Admite guedel…intubación y sonda nasogástrica en pocos minutos.

Pupilas isocóricas, medias reactivas.
Hemodinamicamente estable trasladamos.

Estamos a 4 minutos de hospital y al entrar continúa estable.
Valoración por neurólogo de guardia y directo al TAC…Hemorragia subaracnoidea estable…
A la hora va camino de otro hospital con neurocirugía, estable, pero pendiente de evolución y posible intervención para evacuación.

Cuando salimos en la puerta nos espera su hija, apenas habla…sólo llora…le di la pinza roja y unas palabras de ánimo.
Así comenzó la guardia…y aquí continuamos.
Y así otra batalla y así una profesión.

El ciclista siempre será la parte más débil.

Aunque vaya mal, siempre será la parte más débil.

Sin el casco este hombre, probablemente hubiese muerto en el acto.

Deja un comentario