Y una persona se rompió 

en

Y una persona se rompió
Un día escribí…”Un huevo se rompe si se trata con brusquedad”.

Y aquella noche una persona se rompió, no vio salida y buscó la única salida que pensó le dejaba la desesperación…abandonar esta vida de la mano de un sueño traidor, de un bote de barbitúricos que dictó sentencia.
Hacía más de dos hora que hizo aquella llamada de despedida a su hijo, su última llamada que quedó grabada en un buzón de voz.
En parada cardiorespiratoria, pupilas mióticas areactivas, le dimos el beneficio de la duda y peleamos, 40 no es edad para no intentar ver camino de nuevo.
Hicimos todo y más, aún a sabiendas que era tarde…Vías, sondaje, antídoto….Masaje y más masaje….era verano de noche y sudor y más sudor empapaba mis brazos, el suelo…No hubo ritmo, no nos faltaron ganas ni escatimamos esfuerzo.
No salió y allí finalizó lo que luego nos leyó su hermana…Una carta de despedida…De esa carta solo os dejo estas letras…” No me lloréis en la muerte los que en vida no me quisísteis…”

Era larga, llena de sentimiento y era dura, muy dura…y su hermana se empeñó en leerla a todos los presentes… Ella lloraba y todos lloraron, a todos nos vino ese agua salada 

Recordé estas palabras que un día escribí…

“Una persona se puede romper si no la tratas con cuidado.
Una persona no es una roca, aunque por fuera parezca un yunque, un macizo de granito.
Una persona con la que te cruces va rodeada de millones de historias tan o más complicadas que tu propia historia.

Una persona es un ser delicado aún rodeado de seguridad insultante, o quizá esa seguridad no sea más que inseguridad manifiesta.

Esa persona busca en ti respeto, quizá apoyo y cuanto menos que la trates de la misma forma que te gusta ser tratado.

Esa persona sufre, llora, ama, padece se emociona y habla consigo mismo tanto o más que tú.

¡Esa persona es un huevo que merece delicadeza!
¡Porque esa persona es ella y tú!”
Y así otra batalla y así una profesión.
Gracias por estar ahí y gracias por cuidar a quien te rodea.

Deja un comentario