Entradas

Y el CASCO puede ser la VIDA.

Y un día cualquiera, quizá uno como hoy, quizá hoy mismo… 

Y entras de guardia y no te da tiempo a revisar, y suena el tlf de los avisos…”Chicos, motorista, salida de vía”.

Y te pones en lo peor, y te concentras de camino, y repasas mentalmente el Código Trauma, el PHTLS, las actualizaciones en hemorragias…Localizas mentalmente cada elemento del material que puedes necesitar…y corre, la ambulancia sortea coches mil en autovía plena de puente.

Decúbito supino, consciente y orientado. No ha perdido consciencia en ningún momento y recuerda perfectamente lo que le ha sucedido.

Revisión rápida ABCDE, llevaba casco, no deformidades extremidades, posible fractura múltiple parrilla costal, abdomen blando, no TCE, no hemorragias, erosiones, dolor y más dolor.

Normotenso, normoglucémico, y su nivel de oxígeno en sangre es aceptable.

Maniobra de retirada de casco con control cervical, collarín, tablero, colchón de vacío, vía del 18, extracción de sangre. Vuelta a valorar y analgesia.

Otra vía, paciente estable y traslado a hospital de referencia donde es atendido por personal de Urgencias y traumas a la llegada.

“Qué se mejore y todo sea chapa y pintura”.

“Muchas gracias por vuestra atención chicos, os debo una”.

Apretón de manos y vuelta a la base.

Llevaba casco, buena chaqueta, buen mono…la prevención antes de montar probablemente le salvó la vida .

Y toca reponer, toca limpieza, en este oficio nos manchamos con la esencia de otras personas y aún así habrá merecido la pena.

Y así un día del trabajo cualquiera, y así una profesión.