Compartir:

Madre ayer, hoy y mañana será tu día.

Con frecuencia tan centrado en crecer olvido que tú envejeces

Con frecuencia pienso que dejamos abrazos y besos por darnos.

Besos y abrazos que algún día pueden ser lamentos por no haberlos dado. Nada lamentaré más que aquellas muestras de cariño que un día quedaron en el tintero.

Recuerdo cuando era niño y tú lavabas en el arroyo. No teníamos lavadora, no teníamos muchas cosas… Un día me caí al agua y del susto llorabas, pero salí…de aquella salimos y de tantas otras salimos. Trabajabas de sol a sol para poder comprar aquellas latas de leche en polvo carísimas que yo devoraba sin conocimiento del sudor que a ti te suponía. Un hijo devora a su madre y su madre de mil amores se deja devorar, por el cariño de un hijo se deja devorar. Nada más bonito, nada más puro que ese amor madre hijo.

Gracias por tanto pidiendo tan poco.

Perdón por los besos que no te dí y prometo darte…

A ti madre te declaro amor y cariño sabiendo que nunca igualarán al amor que una madre siente por un hijo.

Feliz día hoy, mañana y siempre, feliz día.

Compartir:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *