Compartir:

Al que hoy sufre, al que hoy perdió y no ve camino

Hoy lloras y ojalá

Ojalá ese agua salada que resbala por tu mejilla hoy te sirva para entender el sabor de la vida, ese agridulce que te invade no es más que la realidad. Cuando más nos acostumbramos a los sabores agradables, más se empeña la puta vida en hacernos beber sal.

Ojalá te sirva para entender que cuando crees tener las respuestas va el dichoso destino y te cambia las preguntas.

Ojalá halles las fuerzas para entender que no somos mucho más que esas piedras de la playa pulidas a fuerza de golpes. Que son las piedras más duras. Que es irrompible aquello que se forjó entre lágrimas y dolor.

Ojalá encuentres las fuerzas para darte la vuelta y no volver atrás. Que lo que pasó te sirva para tomar perspectiva de lo que te espera.

Ojalá decidas saltar hacia delante, superar el vértigo y ese nudo que te ahoga fruto del sufrimiento pasado. Ojalá veas que no estás ni a medio camino. Que lo que hoy no ves, mañana será luz y futuro.

Ojalá creas en tus propias palabras de ánimo, de aliento. Que estas letras escritas desde la más profunda admiración te sirvan para recomponer los trozos de corazón desparramados por el suelo de tu presente.

Ojalá si al leer estas letras te sientes identificado o identificas a un ser querido se las hagas llegar para que tu/ su decisión sea seguir el camino a pesar de los baches y no sendas oscuras de final incierto.

Ojalá encuentres la casilla de salida pronto y vuelvas a lanzar los dados con ilusión y aunque solo sean dos los pasos, entiendas que siempre serán más que ninguno.

Ojalá te veas en el suelo y comprendas que del suelo te puedes levantar. Que el tiempo que dure, solo de ti depende.

Ojalá recuperes eso que nos mueve llamado ganas de vivir…

#AlbertoLS

Compartir:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *