Compartir:

Me alejaré de personas con espinas, aquellas…

Aquellas que pasan y arañan.
Las hay, hubo y habrá.
Personas a las que puedes hallar siguiendo un rastro de “amigos cadáveres”.

Aquellas con espinas y esquinas que tratan de imponerte sus marcos mentales rígidos e inmutables sin entender que cada uno fabricó el suyo y el mío es un marco mental de crecimiento, de compromiso y avance a través del esfuerzo. De camino largo, no de atajos inciertos.

Aquellas que tratan de imponerte sus blancos y negros despreciando tus grises. El todo o nada y ahora o nunca.

Aquellas que te absorben, chupan tu tiempo, tu fuerza y cuando no le interesas quedas en la cuneta.
En su momento eres el mejor amigo, la mejor persona con la se cruzaron y darían su vida por ti…Pero llega un día en el que le pides algo o simplemente no te apetece seguirla en algo y ahí caes en desgracia.

Aquellas que no ven más que sus blancos y negros despreciando tus grises.

Aquellas que no dudan en calificarte como mala persona cuando no te doblegas a sus chantajes emocionales.

¡Aquellas personas mejor dejarlas allí!

Compartir:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *