Compartir:

Si las bibliotecas fueran farmacias y los libros jarabes, entonces las palabras serían la droga que curaría muchas ignorancias.

Lee, porque el que lee sueña y el que sueña vive dos veces.

Lee, porque desde la cuna te acompañó el olor a libro nuevo, ese olor…

Lee, porque entre letras dormías, sopa de letras devorabas y con letras me garabateabas “Te quiero Mucho Papá”.

Lee, porque sobre libros alcanzabas el estante de las golosinas sin saber que los libros eran las golosinas de tu padre…

Lee, busca el motivo y lee huyendo de la ignorancia del que mucho habla, poco escucha y menos lee.

Lee, busca en los libros el consuelo al aburrimiento, a la desidia, al desinterés.

Lee, porque leyendo conocerás otras vidas, otros lugares, otras formas que te ayudarán en tu camino, en tu vida, en tus formas

Lee, busca el motivo y lee hijo, deja la maquinita y ven a leer!

Compartir:
2 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *