Compartir:

Que nunca se congele tu consciencia.

Que el sufrimiento ajeno no te sea indiferente, que  seas humano y no piedra.

Retira vendas de insensibilidad. Que tu mirada no quede en lo que ves, que veas lo que sientas y sientas lo que no ves.

Que no rechaces al que sufre por ahorrarte fatigas pasajeras, sus penas podrían ser las tuyas el día de mañana y nada se agradece más que una mano en la oscuridad.

Que no quede en palabras hueras tus intenciones, que tus actos las demuestren y te hagan dormir a dos patas sueltas.

Que este post te haga pararte a pensar que quizá al final merezca la pena…

Ser humano y no piedra.

#AlbertoLS

 

Compartir:
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *